Las mejores series de 2016 por Diego Batlle

Las mejores series de 2016 por Diego Batlle

por - Series
21 Dic, 2016 11:24 | comentarios

Horace and Pete, Better Things, O.J. Made in America, The Night of y The Young Pope, entre las favoritas de la temporada.

Arranco con una aclaración reiterativa, pero siempre necesaria: veo muchas menos series de las que querría (y debería), así que este balance será no sólo caprichoso como el de cualquier persona sino también injusto, parcial, limitado. Notarán muchos faltantes (pueden completarlo ustedes con sus preferencias en los comentarios de aquí abajo), pero es mi mirada superficial a lo poco que pude ver por falta de tiempo. Sabrán disculpar…

Mejores estrenos 2016

-Horace And Pete. El genial Louis C.K. produjo a su entero riesgo y comercializó en su sitio web personal una joya con un dejo teatral sobre secretos familiares, bares añejos, conversaciones interminables de borrachines y angustias existenciales.

-Better Things. Siguiendo con Louis C.K., cocreó, coprodujo, coescribió y codirigió esta versión femenina de Louie con la notable Pamela Adlon como protagonista en el papel de Sam Fox, actriz que se las rebusca y madre sufrida de tres hijas. Tragicomedia de poco más de 20 minutos por episodio con dosis similares de riesgo y emoción.

-Atlanta. La mejor serie sobre el hip hop no fue la hypeada The Get Down sino esta historia (llena de humor y sensibilidad) sobre el ascenso al estrellato del rap de uno de los dos primos de Atlanta que la protagonizan. El creador, intérprete principal y director de dos de los diez episodios es Donald Glover.

-Insecure. En un año en que -en muchos casos por culpa- abundaron las películas y series sobre la comunidad afroamericana Issa Rae se lució con esta mirada a las (incómodas) tribulaciones de las mujeres negras de estos tiempos.

Stranger Things. La serie más popular del año en Netflix con sus niños irresistibles y sus múltiples referencias ochentistas. Puro disfrute.

The People v. O.J. Simpson: American Crime Story. Se dio en un canal deportivo (ESPN), se estrenó en salas y va por el Oscar, ha ganado muchos premios de la TV y del documental. No importa qué es. Lo esencia es que esta miniserie de cinco partes y ocho horas dirigida por Ezra Edelman no sólo reconstruye el ascenso, apogeo y caída de O.J. Simpson sino que retrata las miserias y contradicciones de la sociedad estadounidense y su racismo como pocas obras de arte lo han logrado. Insoslayable.

The Night Of. HBO, de la mano de Steven Zaillian y Richard Price, mejoró la miniserie original inglesa de Peter Moffat (Criminal Justice) para una obra maestra sobre el racismo y la corrupción judicial.

Easy. Del mumblecore a Netflix, Joe Swanberg construyó una serie de historias independientes entre sí que resultan inevitablemente desparejas, pero en su mayoría fascinantes.

Love. Judd Apatow en la producción y como showrunner en sociedad con el protagonista Paul Rust se lucieron con una comedia romántica que no cambiará el mundo, pero se ve con una alegría desbordante.

The Girlfriend Experience. Lodge Kerrigan y Amy Seimetz se inspiraron en el film homónimo de Steven Soderbergh para una impiadosa mirada al universo de la prostitución de alto nivel con una brillante actuación de Riley Keough

River. Estrenada en Gran Bretaña a fines de 2015, esta miniserie de 6 episodios creada por Abi Morgan explotó este año en Netflix a partir de un universo de policial noir con elementos fantásticos y un impagable protagónico de Stellan Skarsgård como un detective torturado por sus fantasmas.

The Young Pope. Para mi fue la sorpresa del año, no porque el italiano Paolo Sorrentino sea un desconocido (ganó el Oscar extranjero por La grande bellezza) sino porque por primera vez su apuesta por el escándalo, la provocación y la experimentación visual encontraron su cauce en esta historia sobre un joven y despótico Papa (regreso a lo grande de Jude Law) y las confabulaciones en su contra en el seno del Vaticano. El elenco secundario es excepcional.

-Lady Dynamite. Maria Bamford es fascinante e insufrible a la vez en esta serie de Netflix. Y, claro, así debe ser si se trata de una protagonista con una personalidad bipolar. Comedia, sí, pero también un drama escondido tras el delirio, la negrura y la provocación.

Mención especial al regreso del terror en buena forma con Outcast y El exorcista.

Lo mejor que ha dejado el 2016 en nuevas temporadas

Transparent (Temporada 3)

Better Call Saul (Temporada 2)

The Leftovers (Temporada 2)

Silicon Valley (Temporada 3)

The Americans (Temporada 4)

Las principales decepciones:

Crisis in six scenes. La primera (y probablemente última) incursión de Woody Allen en el universo de las series fue ciertamente penosa. Por suerte, su cine resulta bastante más valioso.

Mr. Robot (Temporada 2). El primer año de la propuesta de Sam Esmail con Rami Malek estuvo bien, pero ya se podían prever ciertos excesos que en el segundo -con su showrunner convencido de que es un genio- se convirtieron en problemas insolubles. Una serie pretenciosa y falsamente importante.

-Westworld. El párrafo anterior bien podría aplicarse en este caso, aunque la serie de Jonathan Nolan, Lisa Joy y J.J. Abrams tuvo algo más de interés con su propuesta de mixturar western y ciencia ficción, violencia extrema y robots. Prometió más de lo que cumplió.

The Get Down, de Baz Luhrmann. Otra serie tan vistosa como ambiciosa cuyos personajes e historias son más bien triviales, aunque la ambientación (el Bronx a finales de la década de 1970) no deja de ser fascinante.

Vinyl. La serie de Martin Scorsese, Mick Jagger y Terence Winter sobre la industria musical en la Nueva York de los años ’70 se fue desintegrando con el correr de los episodios y terminó con su sorprendente cancelación. Otra de universo interesante y resultados poco estimulantes.

¿Y para ustedes cuáles fueron los mejores estrenos, las mejores series que continúan y las principales decepciones de 2016?