Los 20 años de Buffy, la cazavampiros

Los 20 años de Buffy, la cazavampiros

por - Series
09 Mar, 2017 01:22 | Sin comentarios

A continuación, una selección de los mejores 10 capítulos del show que pueden encontrar en Netflix para celebrar su aniversario.

El 10 de marzo de 1997, la serie Buffy the Vampire Slayer debutaba en la televisión. El personaje había contado con una película en el año 1992 que pasó sin pena ni gloria por los cines, motivo por el cual nadie esperaba demasiado. Sin embargo, su creador Joss Whedon estaba convencido del potencial del personaje y su historia. Gracias a la actuación de Sarah Michelle Gellar, Buffy se convirtió en un símbolo feminista y en la representación indiscutida del Girl Power en esos años. Sumado al trabajo de otros actores que fueron fundamentales para su éxito, transformaron una historia dirigida al público adolescente en un ícono de la cultura pop que continúa vigente hasta el día de hoy.

Innocence (Temporada 2, Episodio 14)

En este capítulo, Joss Whedon decidió pisotear los corazones y los sentimientos de la audiencia. Revela la maldición que sufre Angel (David Boreanaz) y al mismo tiempo tiene su primer heel turn cuando pierde su alma después de tener relaciones sexuales con Buffy para convertirse en el sádico Angelus, el mejor villano del show. También brinda los primeros quiebres de la “Scooby Gang”, cuando Willow (Allison Hannigan) descubre a Xander (Nicholas Brendon) con Cordelia (Charisma Carpenter) junto a la revelación de que Jenny, la novia de Giles y mentora de las chicas en el show, pertenece a la tribu de gitanos que le dio un alma al vampiro como maldición por las atrocidades que cometió.

Restless (Temporada 4, Episodio 22)

El cierre de esta temporada se concentra más en lo que pasa por las mentes de los protagonistas que en escenas espectaculares de acción. Cuando todos se quedan dormidos después de ver diferentes películas, Whedon se encarga de mostrar el futuro de Buffy, Xander, Willow y Giles (Anthony Head) en las siguientes temporadas a través de los mensajes crípticos que les brindó Sineya, la Primera Cazadora. Mediante el mundo de los sueños, el autor pudo llevar a cabo un episodio surrealista que lo convierte en uno de los más distintivos de todo el show gracias a las diferentes técnicas de filmación que utiliza.

Graduation Day (Temporada 3, Episodios 21 y 22)

Estos episodios marcan un quiebre, tanto para los protagonistas como para la audiencia. Se puede ver un claro crecimiento personal en cada uno de los personajes, a los que Whedon les brinda momentos específicos y memorables para que se luzcan además de la participación de los demás estudiantes del colegio para destruir al Alcalde Wilkins, el villano principal de ese momento. La manera ideal para cerrar la mejor temporada de la serie fue volar la escuela secundaria infernal de Sunnydale, a la que el grupo soportó durante 3 años. Más allá de mostrarnos la unión necesaria para derrotar al mal, también marcó la división del Buffyverse en dos partes cuando Angel pasó a protagonizar su show gracias a la popularidad del personaje.

The Wish (Temporada 3, Episodio 9)

La serie estaba en su mejor momento y se permitía explorar ideas como las de un universo alternativo, todo por un deseo que Anya (Emma Caulfield en su primera aparición) le cumple a Cordelia en el que pedía que Buffy no arribase a Sunnydale y se puede ver cómo hubiera cambiado la historia para peor, en la que Xander y Willow son vampiros. En esta realidad, Xander mata a Angel, Buffy a Xander, Oz (Seth Green) a Willow y The Master, el villano de la serie en ese momento, le rompe el cuello a la cazavampiros. Todo el capítulo es una pesadilla elaborada de una forma excelente por Whedon.

Passion (Temporada 2, Episodio 17)

 

Si “Innocence” hizo sufrir a los fans de la serie, este se encargó de destruirlos por completo. Whedon mostró hasta dónde era capaz de llegar Angelus para dañar a Buffy y sus amigos. En este episodio se produce la primera muerte de un personaje popular, la de Jenny Calendar, por entonces la novia de Giles. Es asesinada por el vampiro y más allá del hecho en sí que es terrible, lo peor es cómo lo lleva a cabo. El villano deja a Jenny en la cama de Giles para que la encuentre, con velas prendidas mientras que La Bohème de Giacomo Puccini suena de fondo. Como si no alcanzara, también le cuenta a Joyce, la madre de Buffy, que tuvo sexo con su hija. El novio de la Cazavampiros tenía que ser eliminado.

Becoming (Temporada 2, Episodios 21 y 22)

De todos los finales de temporada, este quizás haya sido el más doloroso porque Buffy tenía que deshacerse de Angelus por todas las atrocidades que había cometido y dejar de lado el amor por su novio. Es tremendo porque la cazavampiros no asesina al vampiro malvado sino a Angel, quien recupera su alma gracias a Willow, un hecho del que Buffy se da cuenta porque su pareja no tiene idea de qué fue lo que pasó. Pero ella no tiene tiempo de explicárselo porque el mundo está a punto de desaparecer, es por eso que lo besa y le dice que lo ama antes de atravesarlo con una espada y mandarlo a un portal infernal. Podrán imaginarse la reacción del público porque nadie sabía qué iba a pasar con los personajes en el futuro.

The Gift (Temporada 5, Episodio 22)

En el año 2001 la cadena WB estaba a punto de desaparecer y no se sabía si la serie iba a continuar. De hecho su futuro no era para nada promisorio, motivo por el cual Whedon decidió que este capítulo funcionase como un final si Buffy no regresaba a pesar de que ya tenía planeada la sexta temporada. El capítulo tiene todos los ingredientes que hicieron popular al show: amor, amistad, familia, sexo en momentos inapropiados, alguna que otra referencia a Shakespeare y obviamente la muerte, en este caso la segunda de Buffy, quien se sacrifica para salvar a su hermana Dawn (Michelle Tratchtenberg). El cierre muestra la lápida de la protagonista que dice “Ella salvó al mundo. Un montón”.

Hush (Temporada 4, Episodio 7)

Este año fue uno de los más flojos de la serie, pero en él se encuentra esta gema indiscutida por todos. Durante casi la totalidad del capítulo no hay un solo diálogo, una elección que obligó a los actores de la serie a tener que demostrar su talento a través de sus cuerpos y mostró que el lenguaje vocal suele no comunicar en muchas ocasiones. Paradójicamente, Whedon, quien es reconocido por su capacidad para crear conversaciones buenísimas, recibió una nominación al Emmy (el único que tuvo la serie) por “Mejor Guión por serie dramática” en un capítulo en el que reina el silencio.

Once More With Feeling (Temporada 6, Episodio 7)

Una vez ya renovada pero en la cadena UPN, los showrunners pudieron explorar temas más complicados y adultos gracias a que había menos prohibiciones que en la WB. Tal fue la libertad que Whedon decidió crear un episodio musical con canciones originales y a las que utilizó para que cada uno de los personajes se dijeran las más duras verdades entre sí. La dependencia que Buffy tenía con Giles, las dudas de Xander y su casamiento con Anya además de la preocupación de Tara por la adicción de Willow a la magia. Una maravilla.

The Body (Temporada 5, Episodio 16)

Sin lugar a dudas, el mejor de toda la serie y no por el grado de espectacularidad que contiene, que es muy poco, sino porque muestra que ni siquiera la Cazavampiros puede salvar a su madre de la muerte por causas naturales. Whedon (quien escribió y dirigió el capítulo) decidió utilizar menos luz artificial, maquillaje y eliminar por completo la música, decisiones que elevaron al capítulo y permitieron abandonar ese mundo fantástico por un momento para transportar a la audiencia a la mayor verosimilitud posible. Gracias a ello, pudo explorar el comportamiento de cada uno de los personajes de una forma visceral y madura que nunca se había visto en un show de adolescentes y en la televisión en general.