5 películas clásicas con autos como protagonistas.

5 películas clásicas con autos como protagonistas.

por - Películas
11 Abr, 2017 01:29 | Sin comentarios

Con el estreno de la octava entrega de la saga Rápido y Furioso, en Otros Cines TV decidimos hacer una elección en las que los vehículos tienen papeles fundamentales dentro de los films.

Bullitt

La película del año 1968 encabezada por el legendario “The King of Cool” Steve McQueen, Robert Vaughn y dirigida por Peter Yates está basada en la novela Mute Witness, de Robert L. Fish. La trama se desarrolla en la ciudad de San Francisco y tiene como personaje principal al detective Frank Bullit (McQueen), quien cuenta con el trabajo de proteger a un testigo que declarará contra la Mafia. La violencia cruda reina en el film, dueño de una (sino la mejor) escena de persecución automovilística en la historia del cine, que dura más de diez minutos y tiene como protagonistas a un Ford Mustang 390 GT 2+2 Fastback del 1968 y a un Dodge Charger 440 Magnum del mismo año. El film, que contó con la música del compositor argentino Lalo Schifrin, fue un éxito entre la crítica como en la taquilla y obtuvo un premio Oscar por mejor montaje a cargo de Frank P. Keller. Un clásico indispensable.

 

The Italian Job

En el año 1969 con la dirección de Peter Collinson, Michael Caine encarnó al criminal Charlie Croker, un dandy y famoso criminal que después de salir de la cárcel, recibe una oferta laboral de la viuda de su mejor amigo y compañero Roger Beckermann (Rozzano Brazzi), quien fue asesinado por la Mafia mientras manejaba un Lamborghini Miura en Italia. Ella le brinda el plan que tenía su marido para robar un cargamento de oro en las calles de Turín y escapar a Suiza. Para llevar a cabo esta tarea, decide reclutar a un “dream team” de criminales, entre los que se encuentra el famoso cómico Benny Hill, quien aquí interpreta a un genio de la computación. La producción cuenta con muchísimos autos, pero es conocidísimo por la persecución llevada a cabo en los clásicos Mini Cooper, que se hicieron súper populares en el mundo gracias a la película.

The Road Warrior

También conocida como Mad Max 2, el guerrero de la carretera, la película del año 1981 dirigida por George Miller y protagonizada por Mel Gibson, es una de las obras más icónicas dentro de la cultura popular, ya en que su desarrollo, Miller decidió mezclar varios géneros como el western, el pulp, la ciencia ficción y a ellos les agregó unas persecuciones de autos completamente bizarros como bestiales en sus diseños para su futuro post-apocalíptico lleno de rutas desérticas. Este mix inspiró la creación de muchas obras en diferentes medios, entre ellos el manga Fist of the North Star (Hokuto No Ken), escrito por Buronson y dibujado por Tetsuo Hara, así como la popular saga de video juegos Fallout. Con respecto a los vehículos, son casi imposibles de identificar, pero el V8 Interceptor conducido por Max Rockatansky está basado en un inolvidable Ford Falcon XB GT Coupe del año 1973.

Ronin

Si hay que escribir del director John Frankenheimer y los autos, este lugar tendría que estar ocupado por el film Grand Prix, del año 1966 protagonizado por James Garner y Eva Marie Saint. Pero con la intención de elegir uno por década, Ronin, el thriller de acción protagonizado por Robert De Niro, Jean Reno y escrito por J.D. Zeik y David Mamet en el año 1998, tenía que aparecer en esta selección. La premisa del film es simple y concreta. Un grupo de ex agentes especiales de distintas nacionalidades es contratado para robar un maletín súper custodiado y del que nunca se sabe el contenido. Esto da lugar a traiciones dentro del grupo y persecuciones espectaculares que tienen como protagonistas a vehículos entre los que se encuentran un Audi S8 D2, un Peugeot 406, un Citroën XM, un BMW 535i E34, una variante del Mercedez-Benz W116 y la estrella de la película, un Audi S8 Quattro de 1998.

Rush

La rivalidad entre los pilotos de Fórmula 1, el austríaco Niki Lauda (Daniel Brühl) y el inglés James Hunt (Chris Hemsworth), fue llevada a la pantalla grande en el año 2013 de la mano del director Ron Howard (Apollo 13, Frost/Nixon). El film no tiene héroes ni villanos, pero si cuenta con una diferencia clarísima en la personalidad de sus protagonistas, unidas sólo por el deseo de ganar. La película comienza con los inicios dentro del automovilismo de cada uno de ellos, hasta el momento trágico en el que el piloto austríaco sufre un devastador accidente en el circuito de Nürburgring, que le provoca quemaduras de tercer grado y un daño inmenso en sus pulmones. Contra todos los pronósticos, Lauda vuelve a competir en el Gran Premio de Italia con su Ferrari para no perderle pisada a sus rivales, especialmente a Hunt con su McLaren, quien se encontraba con muchas chances de ser campeón en 1976. La mejor película de Ron Howard hasta el día de hoy.