De qué se trata la polémica que rodea a Cannes y a Netflix

De qué se trata la polémica que rodea a Cannes y a Netflix

En los últimos años, el cine evolucionó de la misma manera que las nuevas tecnologías, ya que la aparición de las distintas plataformas digitales en la industria hizo que los creadores modificasen la manera de realizar películas y la forma en que los espectadores son capaces de verlas. Obviamente, la forma de comercializarlas también ha cambiado y no todos están contentos, en especial las distribuidoras, que continúan peleando una batalla que a esta altura ya parece perdida.

Durante esta edición del Festival de Cannes, Netflix presentó dos de sus nuevos proyectos que competirían por la Palma de Oro. Uno fue Okja, el film dirigido por el sur coreano Bong Joon-ho, que narra la historia de un cerdo gigante y su amistad con una niña que quiere impedir que una multinacional secuestre al animal. Está protagonizado por Ahn Seo-hyun, Tilda Swinton, Paul Dano, Steven Yeun y Jake Gyllenhaal. El otro fue la comedia The Meyerowitz Stories, a cargo de Noah Baumbach; encabezada por Dustin Hoffman, Ben Stiller, Adam Sandler y Emma Thompson que cuenta un relato familiar que se concentra en el éxito, el egoísmo y el fracaso.

Sin embargo, las cadenas cinematográficas en Francia tienen un gran poder y demandaron que todos los films del Festival deben pasar sí o sí por sus salas. Allí deben esperar cuatro meses para editarlas en DVD o Blu-Ray, casi un año para poder ser emitidos por cable o tv paga, dos años para transmitirlos por la televisión abierta y tres años para su estreno en las plataformas on demand. Pero Netflix no tenía en sus planes llevar Okja ni The Meyerowitz Stories a los cines franceses.

Ante esta negativa y las presiones de los exhibidores del país, llevó a que Thierry Fremaux, el director del Festival de Cannes prohibiese la inclusión de películas que no se estrenen de forma tradicional en las salas francesas para el año 2018. Fremaux declaró: “El Festival está encantado de dar la bienvenida a un nuevo operador que ha decidido invertir en cine, pero quiere reiterar su apoyo al modo tradicional de exhibición cinematográfica en Francia y en el mundo. En consecuencia, y después de consultar a los miembros del comité, el Festival de Cannes ha decidido adaptar sus reglas a esta situación excepcional hasta el momento: cualquier película que quiera participar a competición deberá ser distribuida en cines franceses. Esta nueva norma se aplicará a partir de la edición 2018 del Festival Internacional de Cine de Cannes en adelante”.

Después de este anuncio, Reed Hastings, el CEO de Netflix, respondió ante la medida tomada y a través de su Facebook sostuvo: “El establishment cerrando filas contra nosotros. Vean Okja en Netflix el 28 de junio. Un film increíble al que las cadenas de cines quieren impedirle participar en la competición del Festival de Cannes”.

Esto no terminó aquí, ya que Pedro Almodóvar, el presidente del jurado, salió a apoyar la decisión y afirmó: “Estas plataformas digitales, estas nuevas formas, no deberían sustituir a otras existentes como las salas de cine. Bajo ninguna circunstancia deben cambiar los hábitos de los espectadores. La única solución que se me ocurre es que acepten y obedezcan las reglas que ya son adoptadas y respetadas por todas las cadenas existentes. Creo que ésta es la única manera de que sobrevivan porque, personalmente, no concibo dar la Palma de Oro o cualquier otro premio a un film que no pueda ver en una pantalla grande”.

Lógicamente, no todos en el jurado coincidieron con esta postura y Will Smith habló a favor de Netflix, algo que podía preverse ya que este año estrenará la película Bright a través de la plataforma y dijo: “Tengo en casa a jóvenes de 16, 18 y 24 años. Van al cine un par de veces a la semana y ven Netflix…No sé en otros hogares, pero en mi casa Netflix no ha tenido absolutamente ningún efecto en lo que van a ver al cine. Van al cine para maravillarse ante ciertas imágenes y hay otras películas que prefieren ver en casa. No es que irían al cine si no estuvieran en Netflix. Son dos formas completamente diferentes de entretenimiento. En mi casa, Netflix no ha sido nada más que un absoluto beneficio porque pueden ver películas que no habrían visto de otro modo. Son películas que no están disponibles en salas de cine en un radio de 8.000 millas. Y ahora encuentran a esos artistas, pueden verlos online y que los conectan con otra gente y otras realidades. En mi hogar, no ha hecho otra cosa que extender el conocimiento cinematográfico global de mis hijos”.

En esos cruces, la actriz Tilda Swinton, protagonista del film del director surcoreano, sostuvo: “Seamos sinceros, hay miles de maravillosas películas que pasan por Cannes y que después la gente nunca tiene la oportunidad de ver en cines. Una declaración completamente acertada.

Todo esta controversia cobró más fuerza cuando en la proyección de Okja, muchas de las 2000 mil personas decidieron abuchear al logo de Netflix en los créditos iniciales. Pero el papelón no terminó allí, ya que los críticos descubrieron que el formato de la película estaba mal y durante ocho minutos, los espectadores no podían ver el tercio superior de la pantalla. Debido a las batallas dialécticas entre el Festival y Netflix, la dirección de Cannes tuvo que salir a desmentir los rumores de boicot que comenzaron a circular después de este hecho.

Esta batalla todavía no terminó y podría continuar el domingo 28 de mayo con la entrega de premios, ya que Wonderstruck, el film infantil dirigido por Todd Haynes, es uno de los grandes favoritos para ganar la Palma de Oro y fue producido por Amazon. Si a esto le sumamos que Haynes declaró que “Amazon ama el cine”, la polémica recién comienza.