Las cifras detrás de Netflix

Las cifras detrás de Netflix

por - Industria
24 Oct, 2017 01:53 | Sin comentarios

La compañía de streaming sigue como la líder indiscutida, pero analizamos cuál es el costo de ello y cómo será su futuro dentro de un mercado que se expande cada vez más.

La plataforma de contenido digital pareciera no tener ningún tipo de problema en el mercado, ya que hasta el momento sigue siendo la compañía que más suscriptores y se ubica delante de Amazon Prime, Hulu y HBO Go. Tal es así, que en julio de 2017 llegaron a los 104 millones de suscriptores en todo el mundo, un número que aumentó un 25% en comparación con los datos en 2016.

El engranaje que lleva a producir y comprar contenidos va de la mano con la necesidad de inversión y a pesar de que todo va bien por el momento, Netflix tuvo que recurrir a una emisión de deuda por un monto de U$$ 1600 millones con el objetivo de seguir al frente de las demás empresas.

Esta noticia, acompañada del anuncio que reveló una inversión de U$S 8000 millones destinados a contenidos para su programación en el catálogo de series y películas para 2018, pareciera indicar ningún tipo de problema si se tiene en cuenta que en el último trimestre, la compañía obtuvo unos ingresos de U$S 2875 millones, un monto que continúa de forma ascendente si se lo compara con el de 2016.

Sin embargo, según el diario Los Angeles Times, la compañía de Reed Hastings tiene una deuda de U$S 20.540 millones que debe pagar en los próximos cinco años. Esto fue aclarado por Netflix, que sostuvo que su deuda es sólo de U$S 4800 millones y que U$S 15.700 son por gastos de contenido a largo plazo.

Desde la plataforma quieren dejar en claro que su economía se encuentra perfectamente bajo control, pero su sustentabilidad está sujeta a varios motivos que podrían dejar de ser lucrativos. El primero de ellos es la generación continúa de nuevos suscriptores que representa la única fuente de ingresos y al mismo tiempo es el motivo que lleva a la generación constante de nuevas series y películas, con el objetivo de atraer al mayor número de gente posible perteneciente a distintos grupos demográficos. Si este método dejara de funcionar, Netflix estaría en serios problemas, ya que no cuenta con ingresos gracias a la publicidad como algunos de sus rivales.

En segundo lugar, la competencia es cada vez más grande y para despegarse de ella, continúan con la intención de ingresar a China, que cuenta con 1300 millones de habitantes, que la empresa traduce como potenciales suscriptores. No obstante, las regulaciones del gobierno chino les impiden entrar a un mercado que por el momento no fue explotado.

Si a todos estos elementos se le suma la noticia de que Disney quitará su contenido del catálogo en Estados Unidos con el plan de crear una plataforma de streaming original, su futuro se presume cada vez más complicado en los próximos años.