Netflix podría perder las series de Marvel

Netflix podría perder las series de Marvel

Disney quiere entrar lo más fuerte posible en el cada vez más competitivo mercado de las plataformas de streaming y te contamos todos los detalles de esta decisión.

En los últimos años, Disney gastó más de 15.000 millones de dólares para expandir su imperio en el cine a través de la compra de Pixar, Marvel Entertainment y Lucasfilm, y a comienzos de esta semana se supo que Disney Pictures se encuentra en negociaciones para adquirir la mayoría de las acciones de 20th Century Fox, un trato que de llevarse a cabo significaría que los derechos de las franquicias como X-Men y Fantastic Four terminarían en Marvel Studios. Esto no es algo menor, ya que pese a que sus films son un éxito en lo que respecta a críticas y ganancias, pero en Estados Unidos, Deadpool, que sólo contó con un presupuesto de 58 millones de dólares, recaudó más que Guardians of the Galaxy y Doctor Strange, ambas con más de 150 millones de presupuesto.

Pero más allá de esta posibilidad que revolucionaría el universo fílmico del estudio, la principal razón por la que la compañía del ratón Mickey quiere llevarla a cabo, es extender su alcance en la televisión.

De acuerdo a The Wall Street Journal, el negocio de Disney es meterse de lleno en el mercado de streaming. Esto significa que se llevará sus películas de Netflix en 2019 para lanzar un servicio de contenido familiar ese mismo año y por si fuera poco, planea que ESPN también cuente con una plataforma de streaming en 2018. Si las películas desaparecerán del catálogo de Netflix, una situación similar podría suceder con las series y que sus nuevas temporadas sean producidas directamente por Disney Pictures.

Y si de cifras se trata, la adquisición de FOX también representaría la obtención del 30% que esta compañía posee en Hulu, lo que dejaría a Disney con el control mayoritario. A pesar de que las ganancias de la compañía superan con creces a la de Netflix en los primeros nueve meses del año por casi 10.000 millones de dólares, la plataforma de contenido digital se encuentra en alza en comparación con el 2016, mientras que la de Disney se estancó. Hay que recordar que Fox ofertó 15.000 millones de dólares para comprar Sky, una plataforma de la que ya posee el 39% y si esta se lleva a cabo, Disney mejoraría de manera significativa con el fin de entrar al mercado de streaming.

Sin embargo, la verdadera incógnita reside en saber cuál es el límite de Disney, si es que lo tiene, en lo que respecta a la compra de distintos estudios, compañías, y si en el futuro los demás dueños de las principales propiedades intelectuales que todavía no se encuentran en sus manos podrán competir con ellos para que no la misma suerte que Marvel, Lucasfilm y Pixar.