El efecto Weinstein

El efecto Weinstein

por - Industria, Películas, Series
01 Dic, 2017 10:04 | Sin comentarios

Hollywood está viviendo un proceso de cambio histórico. Los escándalos ligados a cuestiones de género vislumbran un futuro cuanto menos extraño para toda la industria. El disparador de este momento tiene nombre propio: Harvey Weinstein. Más allá de lo conocido o poco conocido del tema y del personaje hay un eje bastante poco explorado: cómo es que una persona puede modificar una industria. Para ello, nuestro corresponsal en Barcelona, Ferran Vall, nos ayuda entender el fenómeno Harvey desde su cronología, como una ejemplo de lo que Hollywood es y fue durante los últimos 30 años.

HARVEY WEINSTEIN

“¿Harvey… quién??”

Esta pregunta es mucho más difícil de escuchar hoy que tan sólo un par de meses atrás. Sin embargo, me ha parecido interesante acercar un poco más al amante del cine a la figura de este personaje y lo que ha significado para el mundo del espectáculo durante los últimos 30 años. No se trata, ni mucho menos, de un análisis exhaustivo, sino más bien un esbozo general del universo Harvey Weinstein.

El Big Boss

Nació en Nueva York, un 19 de marzo de 1952.
Harvey, su hermano Bob y Corky Burger (amigo de ambos) produjeron conciertos de rock en Buffalo durante la década de los 70 hasta que en 1979 reinvirtieron sus ganancias para fundar una pequeña distribuidora que apodaron Miramax Films (en honor Myriam y Max, padres de Bob y Harvey). Sus primeros films fueron sobre conciertos, como por ejemplo Rockshow (1980), de Paul McCartney. Además, los primeros años también distribuyen películas independientes americanas y europeas, como por ejemplo The secret policeman’s other ball (1986) de los Monty Python, dirigida por Julien Temple. Su primer auténtico éxito llegó en 1989 con Sex, lies and videotapes, primer largometraje del director Steven Soderbergh, cuya filmografía posterior incluiría títulos tan destacados como Erin Brockovich, Traffic, Solaris u Ocean’s Eleven, Twelve y Thirteen.

Ese mismo año, Miramax distribuye Átame de Pedro Almodóvar para el mercado estadounidense. Allí fue clasificada como película “X”, lo cual mermaría muchísimo sus posibilidades de éxito en taquilla. A partir de ese año Miramax también inicia sus pasos en la producción. Tras The crying game (1993), Disney adquiere Miramax por una cantidad estimada entre 60 y 80 millones de dólares. A pesar de ello, los hermanos continúan al frente de la compañía, que lanza su primer blockbuster al año siguiente: Pulp Fiction.

Ese mismo año también distribuyen Clerks, debut de Kevin Smith en labores de dirección. Por Pulp Fiction, Quentin Tarantino recibió el Oscar al Mejor Guión Original, y es justo en aquella época cuando se consolida la amistad entre Quentin y Harvey. Literalmente, Tarantino debe su carrera a Weinstein. En 1996 la película The English Patient (producida y distribuida por Miramax) ganó 9 de los 12 Oscars a la que estaba nominada, entre ellos Mejor Film.

Y los éxitos continuaron. En 1998 Shakespeare in love se lleva nuevamente el Oscar a Mejor Film. Luego llegarían Good Will Hunting, Gangs of New York, etc. El 29 de marzo de 2005 se anuncia que los hermanos Weinstein abandonan Miramax y fundan su propia productora -The Weinstein Company- junto a Quentin Tarantino, Robert Rodríguez y Colin Vaines, que ya había estado al frente del departamento de producción de Miramax durante la última década.

¿Por qué motivo los hermanos Weinstein abandonaron Miramax? ¿Se fueron por propia iniciativa o fue Disney quien les abrió la puerta? Hay rumores fundados que apuntan a esta última posibilidad, especialmente a raíz de la publicación del libro “Down and dirty pictures. Miramax, Sundance and the rise of independent film” (Peter Biskind, 2004). En él el autor detalla el ascenso meteórico de Harvey Weinstein durante la década de los 90, así como aspectos de la industria del cine independiente norteamericano de dudosa moral y ética.

Sea como fuere y a pesar de ello, el éxito continuó con títulos como The nanny diaries, Cassandra’s dream, Vicky Cristina Barcelona, The reader, Inglourious Basterds y más adelante, The King’s speech (2010) y The artist (2012) se llevaron ambas el Oscar a Mejor Film. En total, el éxito de su poder de gestión y lobby se reflejó en números: 81 Oscars ganados, más 341 nominaciones, además de premios Tony a la producción de teatro y musicales -Billy Elliot el Musical, The Producers- y muchos, muchísimos premios más alrededor del mundo. Casi nada.

Problemas Legales

Empiezan a partir de 2008 cuando el cantante Sam Moore demanda a la productora a raíz del film Soul men (2008) que, según él, estaba basado en su vida personal. En 2011 el cineasta Michael Moore también toma acciones legales, acusando a The Weinstein Company de deberle millones por las ganancias de Fahrenheit 9/11 (estrenada en 2004). Ambas partes llegaron a un acuerdo económico en 2012. Y llegamos al infame 5 de octubre de 2017, cuando trasciende la demanda múltiple contra Harvey Weinstein por acoso sexual (en 2015 Ashley Judd ya se había pronunciado acerca de presiones sexuales por parte de “un magnate del estudio”, sin concretar más).

A raíz de dicha demanda, Lauren Sivan, reportera de Fox News, acusó públicamente a Harvey Weinstein de un acto de exhibicionismo en 2007, hecho acaecido, según Sivan, en el sótano del conocido restaurante neoyorkino Cipriani, cuando ella recién estaba iniciando su carrera profesional. Otras celebridades que han manifestado públicamente haber sido afectadas por la conducta sexual de Harvey han sido Asia Argento, Angelina Jolie, Cara Delevigne, Gwineth Paltrow, Rosanna Arquette, Mira Sorvino, Léa Seydoux, Hether Graham y Kate Beckinsale. Entre otras.

Pocos días después del 5 de octubre, varios directivos de la compañía dimitieron y Harvey fue despedido.
Harvey Weinstein fue expulsado de la Academia de Arte y Ciencias Cinematográficas (AMPAS) el pasado 13 de octubre de 2017. Esta sociedad apadrina anualmente los premios Oscar. El British Film Academy también le suspendió indefinidamente.

La única celebridad que salió en defensa de Harvey fue Lindsay Lohan, al menos de salida. Su gran amigo Quentin Tarantino rehusó comentar sobre el asunto argumentando estar en un estado de completo “shock”. Al cabo de unos días de recapacitación, admitió que conocía suficientes cosas al respecto como para haber intentado mejorar la situación. Pero no lo hizo.

Antecedentes en Hollywood

¿Qué otros escándalos sexuales preceden al de Weinstein en Hollywood? Veamos unos pocos:

-Conocida era la afición que Charles Chaplin tenía con las jovencitas -a una de ellas la dejó preñada a los 15 años-.

-Roscoe Fatty Arbuckle fue acusado en 1921 de la muerte de la actriz Virginia Rappe, tras una alocada fiesta en el hotel St. Francis de San Francisco.

-En tiempos más modernos, Roman Polanski se declaró culpable de haber consumado relaciones sexuales ilícitas con una menor de 13 años.
-Bill Cosby fue acusado en múltiples ocasiones de acoso sexual y Mel Gibson fue centro de críticas furibundas tras expresar sonados comentarios antisemitas y de ser acusado por su ex pareja de violencia doméstica.

Sin embargo, todos ellos tienen algo en común: ninguno fue expulsado de la Academia de Arte y Ciencias Cinematográficas. De hecho, la expulsión es algo realmente excepcional: en sus casi 100 años de historia, tan sólo un precedente: el actor Carmine Caridi fue repudiado por la Academia en 2004, inmediatamente después de que éste compartiera film screeners con una web pirata. Harvey Weinstein pasó a ser el segundo.

Escucho voces

En cierta ocasión Penélope Cruz definió a Harvey Weinstein como “Dios”, y Meryl Streep como “El castigador”. Por su parte Sasha Stone, fundadora y editora del AwardsDaily.com comentó: “Todo el mundo sabía que si actuabas en una película de Harvey, había buenas posibilidades de ganar o ser nominado a un Oscar”.

Harvey Weinstein en su salsa, rodeado de bellas celebridades

La Weinstein Co. también es conocida por -y ha sido acusada de- seguir estrategias muy agresivas en sus carreras hacia los Oscars: campañas de promoción agresivas, tráfico de influencias, estrategias para desbancar a posibles rivales, rumores de compra de votos…

Según una estadística llevada a cabo por el periódico El Español: de 1396 discursos llevados a cabo durante los Oscars en toda su historia, Harvey Weinstein es el segundo nombre más mencionado
(34 veces). En primer lugar, Steven Spielberg con 42. Por Detrás de ellos, Dios (19). Seth MacFarlane, cómico creador de Family Guy y presentador de los premios a la Academia en 2013, dijo textualmente al anunciar a las actrices nominadas: “Enhorabuena, ustedes 5 ya no tendrán que fingir que les atrae Harvey Weinstein…”

Implicación política

Desde 1991 Harvey Weinstein ha donado personalmente más de u$s 750,000 al partido Demócrata norteamericano. En 1991 y en años posteriores realizó pequeñas donaciones (2000 o menos) a la senadora por California Barbara Boxer y al senador por Vermont Patrick Leahy, así como a Diane Feinstein y otros senadores del partido demócrata. A partir de ahí también a organizaciones como la californiana Democratic State Central Committee. Su primera contribución a la familia Clinton se remonta a la campaña electoral de 1995, y con mayor frecuencia a partir de las elecciones del 96 y del 98.

Departiendo junto al expresidente de los Estados Unidos, Bill Clinton, empezó a hacer apariciones públicas junto al matrimonio Clinton, así como junto a otros pesos pesados del mundo de la política como por ejemplo el senador Chuck Sumer, al que apoyó en 2002 por su “Antinuclear Terrorist Act”.

Durante las campañas de 2004 y 2006 donó importantes sumas a diversos candidatos demócratas al Congreso y a diversas causas liberales, así como a la campaña de reelección de Hilary Clinton al Senado (2004) y a su campaña por las primarias en 2008.

Al salir Obama vencedor de las primarias, Weinstein empezó a respaldarle económicamente, así como también a progresistas demócratas como los senadores Cory Brooker y Elisabeth Warren.

Nunca ha dejado hilo sin atar. Así se consiguen éxitos en Hollywood.