La industria de streaming quiere prohibir que sus usuarios compartan sus cuentas

La industria de streaming quiere prohibir que sus usuarios compartan sus cuentas

por - Industria
26 Dic, 2017 11:30 | Sin comentarios

Netflix, Disney y otras compañías planean tomar medidas para evitar con la pérdida multimillonaria que les genera esta costumbre.

El método de compartir cuentas entre amigos y conocidos en Netflix podría acabarse muy pronto, ya que tanto ella como otros servicios que brindan contenidos vía streaming pierden inmensas sumas de dinero con esta práctica y por ese motivo están planeando tomar medidas para restringir o incluso prohibir que sus usuarios sigan con esta costumbre.

De acuerdo a Todd Yellin, el Vicepresidente de Innovación de Producto de Netflix, que en la actualidad es la plataforma líder, sostuvo que llegan a los 300 millones de espectadores, pero los números oficiales demuestran que sólo cuentan con 104 millones de cuentas registradas. Esto se debe a que los suscriptores comparten la cuenta entre familiares y amigos, y dejan de lado el paquete familiar que brinda más cuentas pero continúa siendo más caro.

Según la consultora Parks Associates, el “password sharing”, término con el que se bautizó a esta modalidad, presume que la industria de los servicios multiplataforma pierde una cifra cercana a los 3500 millones de dólares al compartir las contraseñas y que para el año 2021, el número rondaría los 10 mil millones en 2021.

ESPN, una de las cadenas pertenecientes a Disney, redujo las reproducciones simultáneas de su aplicación digital que permite ver sus canales de 10 a 5 y está en sus planes bajarla todavía más. “Es piratería”, sostuvo Justin Connolly, vicepresidente ejecutivo de ventas afiliadas y marketing de los canales de Disney, en declaraciones para Bloomberg. “Se trata de personas consumiendo algo por lo que no pagaron. Y cuanto más evadamos el enfrentamiento a esta práctica, se incrementa la dinámica en la que las personas creen que esto es aceptable, y no lo es”.

Ante este panorama, parece que las únicas opciones posibles son la restricción de las cuentas e incluso el incremento del precio en los servicios actuales. Ambas posibilidades son antipáticas para los usuarios, pero parecieran ser las únicas medidas concretas en una industria que ve con malos ojos compartir gratuitamente el contenido en internet.